Piel manchada y con problemas de pigmentación | Bioderma México

Allez au contenu Allez à la navigation

Piel manchada y con problemas de pigmentación

Mayor comprensión, mejores cuidados

PielHiperpigmentada
Compartir

El color de la piel está definido normalmente por el fototipo de una persona y por su exposición al sol. Las zonas frecuentemente expuestas al sol son más oscuras que las zonas ocultas. El pigmento natural que determina el color de la piel es la melanina, la cual es secretada por el organismo para proteger la piel de los rayos UV, que son los responsables del bronceado. Los problemas de pigmentación están relacionados con un mal funcionamiento de la melanina, lo cual provoca una hiperpigmentación (manchas oscuras) o bien una despigmentación de la piel (manchas más claras). En este último caso, se trata generalmente de una enfermedad, como el vitiligo o el albinismo, que amerita una atención médica.

Resumen
  1. ¿Qué es la pigmentación?
  2. ¿Cómo funciona la pigmentación?
  3. Las manchas asociadas a la exposición al sol y a la edad
  4. Las manchas asociadas a los cambios hormonales y a los anticonceptivos orales
  5. Las manchas asociadas a sustancias fototóxicas y a lesiones de la piel
Piel manchada y con problemas de pigmentación

¿Qué es la pigmentación?

Independientemente de su exposición al sol, la piel tiene un color natural: esa es su pigmentación.
Este color depende de algunas células de la piel: los melanocitos, que tienen la particularidad de producir los pigmentos conocidos como  «melanina» la cual asegura una protección natural contra los rayos ultravioleta (UV) que son emitidos por el sol.
 
Existen 2 tipos de melanina:
1. Las eumelaninas
Mejor conocidas con el término de  "verdadera melanina", son de color negro o café oscuro y están presentes en las personas con piel mate (protegen contra los rayos UV). 
2. Las feomelaninas
También se les llama "melanina roja o rosa" y están presentes en individuos de piel clara o rojiza (estas no protegen contra los rayos UV, por el contrario, su síntesis genera radicales libres agresivos para la piel). 
Una proporción variable de estos tipos de melanina está presente en cada individuo y determina el color natural de la piel, así como el bronceado producido por la exposición al sol.

¿Cómo funciona la pigmentación?

La pigmentación es el resultado de un proceso complejo que involucra cuatro etapas:
1. Los rayos ultr violeta y los «mediadores biológicos» (sustancias presentes en las células de la piel) estimulan el proceso de pigmentación y en consecuencia, la función de producción de melanina de células llamadas «melanocitos».
2. La melanina es producida por los melanocitos.
3. La melanina que es producida de esa forma se difunde por las capas de la epidermis.
4. Esta se mueve en seguida hacia la superficie de la piel para renovar permanentemente las células de la epidermis.

Las manchas asociadas a la exposición al sol y a la edad

Los rayos UV pasan a través de la epidermis y estimulan las células pigmentarias de la piel (melanocitos). Algunos melanocitos son alterados permanentemente y comienzan a secretar cantidades importantes de melanina de forma continua. Las manchas aparecen cuando la producción de melanina aumenta de forma anormal y cuando la distribución de la melanina producida en exceso no se reparte uniformemente en la superficie de la piel, acumulándose en algunos lugares y formando manchas antiestéticas.
Una exposición excesiva al sol (exposición muy intensa o de larga duración) genera una gran producción de melanina, que se traduce en la formación de manchas o «lentigos» (pequeñas manchas redondas y planas de diferentes tamaños). Las personas que trabajan en exteriores (marineros, trabajadores de la industria de la construcción…) tienden desarrollar  estas manchas antes que otras personas.
Por otro lado, el riesgo de hiperpigmentación aumenta con el envejecimiento  de las células y se produce generalmente en las zonas más expuestas al sol a lo largo del tiempo (rostro, cuello, manos…). El sol y la edad son los principales factores que contribuyen a la aparición de las manchas pigmentarias. El «lentigo solar» o el «lentigo senil» son similares. El lentigo afecta a 90% de las personas blancas de más de 50 años. Todos los tipos de piel son susceptibles de desarrollarlo.

Las manchas asociadas a los cambios hormonales y a los anticonceptivos orales

Los cambios hormonales que resultan del embarazo o del consumo de anticonceptivos orales pueden ser responsables de una hiperpigmentación.
En las mujeres morenas (con piel mate), los cambios hormonales pueden generar la aparición de una mascarilla marrón en el rostro llamada «melasma» o «cloasma». Se trata de manchas situadas en la parte superior del rostro, que llegan al borde del cuero cabelludo y se vuelven más pronunciadas en verano. Su color es variable y se oscurece bajo la acción de los rayos ultravioleta. 
Esta pigmentación común aparece con severidad, aunque se atenúa o desaparece completamente después de que las hormonas vuelven a la normalidad (después del alumbramiento, por ejemplo). Una pigmentación residual puede, sin embargo, persistir algunos meses o incluso años. 
En ciertos casos, la “cloasma” aparece cuando no hay embarazo ni consumo de anticonceptivos orales.

Las manchas asociadas a sustancias fototóxicas y a lesiones de la piel

En caso de exposición al sol, algunas plantas (esencias vegetales), perfumes o medicamentos pueden propiciar la aparición de manchas oscuras como resultado de una reacción de fotosensibilidad (fototoxicidad).
Por otra parte, una piel lesionada o cicatrizada (con secuelas de quemaduras, quemaduras de sol, cicatrización de lesiones inflamatorias, principalmente de acné) desarrollará más fácilmente manchas pigmentarias si está expuesta a los rayos UV.