Para saber cómo atender las necesidades de la piel de los más pequeños, hay que tener en cuenta que los infantes evolucionan muy rápido, por lo que en cada etapa presentan diferentes necesidades cutáneas; hay que saber cómo cuidar de la piel de un lactante de tres meses de edad, de un bebé de hasta tres años y de un niño de entre tres a 10 o 12 años. 

Sin embargo, generalmente, no se recomienda que los productos de higiene y cuidado para adultos se usen en la piel de bebés e infantes pequeños, ya que su piel es más delgada y tiene un pH diferente.

piel de bebe

A excepción de los casos de nacimientos prematuros, la piel de un bebé ya está totalmente formada cuando llega al mundo. Sin embargo, todavía es muy delicada y aún no cumple a cabalidad su función de barrera tan eficazmente como lo hace la de un adulto.

De hecho, algunas semanas después de nacer, la piel de los bebés deja de producir sebo y sus glándulas sebáceas no se reactivan sino hasta la adolescencia. Por lo tanto, la película hidrolipídica es muy delgada y es menos apta para proteger la piel, lo que implica resequedad que favorece la irritación y una mayor permeabilidad de agentes infecciosos o alergénicos, lo que suele agravar la irritación.


Para remediar el daño en la piel de los más pequeños, es muy importante usar productos de higiene y cuidado eficaces y suaves, que tengan:
. Particularidades específicas para la piel de los niños.
. Y alta seguridad en cuanto a formulación y producción, porque deben estar adaptados para la piel de lactantes y bebés.

piel - piel atopica

La piel de un bebé puede debilitarse por agresiones externas como el viento, el frío, el agua con cal o los sistemas de calefacción, y por eso mismo tiene una mayor tendencia normal a secarse y a volverse más reactiva.

Sin embargo, cuando se trata de dermatitis atópica, la piel de tu bebé se sentirá seca y rugosa más seguido, a veces con placas rojas, se volverá tirante y podrá experimentar picazón, síntomas que incluso puede afectar el sueño del pequeño o pequeña. 

La dermatitis atópica es una dermatosis muy frecuente que se manifiesta desde el segundo o tercer mes de vida y que en la mayoría de los casos desaparece después de algunos años. Este tipo de piel padece una mayor permeabilidad de la capa córnea debido a una deficiencia de lípidos (grasa natural que cubre la y protege la piel).
 

La Dra. Michele Sayag explica la dermatitis atópica de la siguiente manera:

La piel no cumple a cabalidad su función de barrera, no protege al organismo de los alérgenos presentes en el medio ambiente, lo que favorece su penetración. La sensibilización a estos alergenos provoca una inflamación que se traduce por un eccema agravado, a menudo acompañado por picazón severa.

Como explica la Dra. Sayag, ante tales síntomas, si el niño se rasca, puede lesionar la piel y así aumentar la irritación cutánea. La piel, en consecuencia, se vuelve mucho más penetrable ante los alérgenos y podría presentarse un cuadro de reacción inflamatoria aguda. 

Por las características de la piel de los pequeños ya explicadas, éstos también están expuestos a diversos factores que les pueden causar otras alergias, es decir, reacciones exageradas de defensa por parte de su organismo ante el medio ambiente. 

Se han identificado tres grandes tipos de alergenos del medio ambiente, responsables por las reacciones inflamatorias agudas:

  • Los aeroalergenos: ácaros, polen, pelos de gato o de perro, plumas, etc.
  • Alérgenos de contacto: níquel, perfumes, etc. 

Alérgenos de los alimentos: cacahuate, nueces, mariscos, frutas, etc.

El enrojecimiento en las pompis de los bebés, también llamado "dermatitis por pañal", es un problema muy común que se presenta bajo ciertas circunstancias: frotamientos de los pañales, limpieza muy agresiva, diarrea y contacto con excrementos y orina (lo que expone al bebé a gérmenes que pueden detonar cuadros infecciosos en la piel). Todas estas circunstancias pueden causar molestias, picazón y ardor en la piel.

Para prevenir los enrojecimientos, hay algunas precauciones que deben ponerse en práctica, entre las que se encuentran las siguientes: 

  • Cambie frecuentemente el pañal del bebé.
  • Con cada cambio de pañal hay que llevar a cabo una limpieza, con un producto higiénico suave, sin jabón y que garantice seguridad y tolerancia, ya que los productos demasiado agresivos alteran la barrera cutánea.
  • Seque minuciosamente la piel del bebé, con suavidad, particularmente en las zonas donde se forman pliegues.
  • En cada cambio de pañal, aplique un producto dermatológico que tenga acción antibacteriana y que garantice seguridad y tolerancia, para calmar, aislar y reconstruir la epidermis glútea del bebé, favoreciendo así la desaparición de las molestias.
  • Si el  enrojecimiento persiste, consulte a su médico.


La piel de los bebés es tan delicada, que no sólo están expuestos a la dermatitis por pañal, también están vulnerables a todo tipo de lesiones cutáneas. Por ejemplo, irritaciones alrededor de la boca.

Bebe con eczema piel atopica

¿A QUÉ SE DEBEN LAS IRRITACIONES AL REDEDOR DE LA BOCA?

Las irritaciones cutáneas alrededor de la boca se caracterizan por enrojecimientos, granitos y una piel seca y áspera. Estas irritaciones son consecuencia de la maceración de la saliva, debido al uso reiterado de un chupón o algún juguete. Además, la saliva también contiene amilasa, que es una enzima que agrava la irritación. Estas irritaciones alrededor de la boca pueden continuar o empeorar debido a factores como el frío o el viento, y es por eso que suelen recrudecer en invierno, incluso en personas mayores.

Además de sustancias corporales que pueden lastimar la piel de los bebés, tales  como el sudor, saliva, orina y excremento, ya mencionados, el medio ambiente siempre juega una parte importante. Por ejemplo, el sol y sus estragos.

 

El sol es uno de los factores ambientales con mayor participación en las lesiones cutáneas causadas por elementos externos al cuerpo, por lo que, en el caso de los bebés, se recomienda jamás exponerlos al sol directamente y, aparte, proteger su piel con productos con garantía de seguridad que los protejan de los rayos ultavioleta. Además, las glándulas sudoríparas de los niños pequeños están menos desarrolladas, lo que implica que sean menos capaces de regular su temperatura corporal.

Sin embargo, como sabemos, los productos para piel de adulto no deben aplicarse en los más pequeños. Es por eso que se debe usar un protector solar indicado para los pequeños y pequeñas. Por ejemplo, Photoderm, es una gama de protector solar de Bioderma, que ofrece productos específicos pensados para cada tipo de piel, incluida la de los infantes. 

Esta línea se enfoca en la prevención de las reacciones de la piel a los rayos UV, mientras que la protege con un buen filtro solar, incluso cuidando de las pieles con alergia al sol o dermatitis solar, previniendo el sarpullido por el sol, ardor, quemaduras y demás molestias.

tu piel -mejor protector solar

¿CÓMO CUIDAR LA PIEL DE MI BEBÉ?

Para cuidar la piel del bebé, es necesario vigilar atentamente la evolución de las zonas generalmente más sensibles y afectadas, como el rostro, el contorno de la boca, los glúteos y todas los puntos en los que se formen pliegues. 

Si el bebé presenta molestias un poco más graves, no lo automedique, siempre es mejor consultar con su pediatra. 

Además, es importante que el bebé no use prendas hechas de lana o telas sintéticas que estén directamente en contacto con su piel, ya que éstas pueden rozarle y agravar las lesiones. Es por eso que las prendas de los bebés deben estar hechas de algodón y evitar muñecos de peluche, a menos que estén recién lavados. 

Asimismo, hay que procurar que el ambiente en donde se encuentre el bebé no sea demasiado seco, caliente o frío, ya que las condiciones extremas de temperatura agravan la resequedad en la piel.

CONSEJOS PARA BEBÉS CON PIEL MUY SECA Y ATÓPICA

Además de los consejos de su dermatólogo, hay que adoptar una serie de precauciones para mejorar la calidad de vida del bebé:

  • Ya sea diariamente o cada dos días, hay que bañarle con agua a temperatura moderada (alrededor de 35°C, ya que las pieles secas no se llevan bien con el agua muy caliente), evitando las espumas y las sales de baño, pues éstas últimas tienen la tendencia de resecar e irritar la piel del bebé.
  • Lave la piel con un producto de higiene suave, sin jabón, sin perfume, con buena seguridad y tolerancia, que limpie con suavidad, que calme la picazón y que prevenga condiciones de sequedad al limitar la proliferación de los microorganismos responsables del empeoramiento de la sequedad cutánea.
  • Seque la piel con mucha precaución, sin frotar, y ponga especial atención en las zonas donde se forman pliegues.
  • Una o dos veces al día, aplique generosamente un tratamiento nutritivo cuya formulación garantice seguridad y tolerancia, que contribuya a calmar el prurito, que además ayude a prevenir la resequedad severa, a recuperar el nivel de lípidos en la piel (es decir, reforzando y reconstruyendo la barrera cutánea alterada), así como a limitar la proliferación de los microorganismos que favorecen las crisis de eccema.
  • Evite los alérgenos susceptibles de inducir una crisis de eccema, o sea, ácaros, polen, pelos o plumas de animales, etc. 
  • Prefiera detergentes suaves y procure no usarlos en cantidades excesivas para lavar la ropa, ya que los residuos que quedan en ella podrían debilitar la epidermis del bebé. Procure planchar la ropa del bebé, de esta manera las prendas se sentirán más suaves.

La piel de tu bebé puede parecer muy vulnerable y sensible. Sin embargo, si tomas en cuenta esta información y pones en práctica los consejos que te dimos, el pequeño o pequeña no tendrá ningún problema con su piel durante su primera etapa de vida. 

 

Fuentes

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-cosmetica-infantil-i-caracteristicas-generales-13042383 

https://www.bioderma.mx/nuestros-productos/photoderm 

 

  • Higiene diaria con aclarado

    Piel normal de bebés y niños

    EL COMPROMISO DERMATOLÓGICO DE ABCDerm

    ABCDerm Gel moussant

    (2 opiniones)

    Limpia con suavidad.
    Seguridad dermatológica.

    ¿Para quién?

    Niños, Bebés

  • Higiene diaria sin aclarado

    Piel normal de bebés y niños Piel seca de bebés y niños

    Tecnología Micelar

    ABCDerm H2O

    (2 opiniones)

    Limpia con suavidad, sin enjuague.
    Seguridad dermatológica.

    ¿Para quién?

    Niños, Bebés

  • ABCDerm Cold Cream cr nour 200ml crema hidratante para bebés, piel seca
  • Cuidado de día

    Piel normal de bebés y niños

    EL COMPROMISO DERMATOLÓGICO DE ABCDerm

    ABCDerm Cold-Crema

    (Sin opinión todavía)

    Hidratación de larga duración para la piel seca.

    ¿Para quién?

    Niños, Bebés

  • ABCDerm Cold Cream cr nour 200ml crema hidratante para bebés, piel seca
  • Cuidado de día

    Piel normal de bebés y niños

    EL COMPROMISO DERMATOLÓGICO DE ABCDerm

    ABCDerm Cold-Crema

    (Sin opinión todavía)

    Hidratación de larga duración para la piel seca.

    ¿Para quién?

    Niños, Bebés

  • Protección solar infantil

    Piel normal de bebés y niños

    PATENTE BIOPROTECCIÓN CELULAR

    Photoderm KID

    (1 opinión)

    La seguridad de una protección UVB/UVA muy alta en una crema ligera de color azul.

    ¿Para quién?

    Para toda la familia (niños mayores de 12 meses)