Piel sensible o intolerante

Una piel sensible e intolerante reacciona más que una piel normal, es hiperreactiva. Experimenta sensaciones de cosquilleo, calor, hormigueo y picazón (aunque esto es poco frecuente), la mayoría de las veces de manera intermitente.


Estas sensaciones de incomodidad a veces también van acompañadas de enrojecimientos y se manifiestan de forma exacerbada como reacción a estímulos de naturaleza diversa que, normalmente, no deberían causar irritación.

Dichos factores o estímulos pueden ser:

¿POR QUÉ MI PIEL ES SENSIBLE?

Hay dos factores principales que se han identificado como responsables de esta disminución en el umbral de tolerancia y, por lo tanto, de una sensibilidad en la piel.

  1. En primer lugar, la epidermis de las pieles sensibles e intolerantes presenta una alteración de su función de barrera, fenómeno que en consecuencia favorece la deshidratación de la piel y la penetración de agentes potencialmente irritantes.
  2. Asimismo, parece que las pieles sensibles tienen una secreción excesiva de ciertos neurotransmisores a través de las terminaciones nerviosas superficiales, así como citocinas (sustancias secretadas por las células de la piel), las cuales promueven los procesos inflamatorios. 

Tales secreciones anormales son igualmente el origen de ciertas sensaciones desagradables que experimentan las personas afectadas. Las pieles sensibles e intolerantes se caracterizan, además, por una sobreproducción de radicales libres.

Agua micelar sensibio h2o

El fenómeno de piel sensible es realmente frecuente, pues afecta a 1/3 de la población adulta. 

Las mujeres (60 %) sufren de pieles sensibles en mayor medida que los hombres (40 %). Algunas pieles, además, tienen mayor propensión a la sensibilidad que otras, debido a factores familiares y genéticos, en particular las pieles claras, aunque el color de la piel no tiene nada que ver con su grado de sensibilidad. 

La frecuencia con la que se presenta este problema muestra, sin embargo, una tendencia a disminuir con la edad.

Una piel sensible puede ser, también, una manifestación clínica de alguna patología del rostro como:

  • rosácea
  • eccema
  • dermatitis seborreica
  • alergia al sol

La falta de precaución al respecto de los factores que típicamente pueden desencadenar este fenómeno favorece no sólo su aparición. sino su agravamiento.

Tener piel sensible no tiene consecuencias psicológicas, aunque sí implica que ciertos momentos sean incómodos por las reacciones. Además, lidiar con otras patologías dermatológicas puede resultar más complicado, porque es fácil que los tratamientos locales sean poco tolerados.

HIGIENE

Utiliza cosméticos suaves y no utilice demasiados a la vez.

Lávate la cara con un producto de limpieza no agresivo y de alta tolerancia como Sensibio de BIODERMA, de preferencia que no se enjuaguen, que no contengan perfume ni conservadores, ni tampoco tensoactivos.

Cuando se seque la cara, hágalo con sumo cuidado, sin frotar.

 

Bioderma nuestro compromiso con la salud de la piel

CUIDADOS

Una o dos veces al día, con mucha delicadeza, aplica un tratamiento de muy alta tolerabilidad (sin perfume, sin conservadores y sin agentes surfactantes), para disminuir las reacciones inflamatorias. 

Utiliza cremas para piel sensible de grado dermatológico para tratar alergia al sol y ardor en la piel en pieles sensibles.

Una o dos veces por semana, con mucha delicadeza, aplica una mascarilla de hidratación intensa.

El maquillaje también debe ser limitado y seleccionado cuidadosamente.

tu piel -tratamiento dermatologo piel seca

DIAGNÓSTICO

Consulta a tu dermatólogo para que él identifique los factores que desencadenan la sensibilidad o agravan las reacciones cutáneas en tu caso, y te dará los consejos de cuidado apropiados.

El médico te examinará para descartar que sea rosácea, eccema, dermatitis seborreica o alergia al sol la que esté originando la hipersensibilidad de la piel y que, en consecuencia, haya que tomar medidas específicas.

el mejor cuidado de la piel para pieles sensibles

CUIDADOS COTIDIANOS

Debe limitar al máximo las fuentes de agresión a la piel:

  • La exposición al frío,
  • Los productos irritantes y cuidados cosméticos traumatizantes (lavados agresivos, exfoliaciones, cremas para piel sensible no dermatológicas…)
  • En el caso de los hombres, el proceso de afeitado necesitará productos apropiados y tiempo suficiente (el vello debe estar en contacto con agua tibia durante al menos tres minutos, para suavizarlo),
  • Los efectos perjudiciales del sol sobre la piel aumentan su sensibilidad. Hay que procurar aplicar un buen protector solar

Visita a tu dermatólogo más cercano con nuestro dermalocator y resuelve cualquier duda con nuestras asesoras.

  • Foto del producto BIODERMA, Sensibio H2O  500ml, agua micelar para piel sensible
  • Higiene diaria sin aclarado

    Piel sensible Piel normal

    Tecnología Micelar

    Sensibio H2O

    (9 opiniones)

    El agua micelar dermatológica que calma y respeta el balance de la piel.

    ¿Para quién?

    Adultos, Adolescentes

  • Higiene diaria con aclarado

    Piel sensible

    Patente D.A.F.

    Sensibio Gel moussant

    (17 opiniones)

    Gel micelar limpiador suave que refuerza la hidratación natural de la piel

    ¿Para quién?

    Adultos, Adolescentes

  • Cuidado de día

    Piel sensible

    Patente Toléridine™

    Sensibio Light

    (3 opiniones)

    Crema hidratante ligera de uso diario para la piel sensible

    ¿Para quién?

    Adultos, Adolescentes

  • Cuidado de día

    Piel sensible con tendencia al enrojecimiento

    Patente Rosactiv™

    Sensibio AR

    (4 opiniones)

    Cuidado dermatológico anti-rojeces

    ¿Para quién?

    Adultos, Adolescentes

  • Cuidado de día

    Piel sensible

    Patente Toléridine™

    Sensibio Contorno de ojos

    (1 opinión)

    Crema hidratante suave para el contorno de ojos.

    ¿Para quién?

    Adultos, Adolescentes